El juego: sus beneficios y la detención del bullying

    Según el Informe anual del uso de tecnologías de información y comunicación (TICs) en escolares, realizado por el think tank TrenDigital de la Facultad de Comunicaciones UC, el aburrimiento y la rutina, sumado al contacto con la tecnología es la principal razón que tiene el agresor para realizar acoso escolar.


    La sala de clases, el patio del colegio y los dispositivos digitales son los principales espacios donde se produce el bullying y el ciber acoso, los cuales aumentan en los horarios de recreo, vacaciones y/o fin de semanas.


    Para combatir esta problemática, una de las mejores metodologías recomendadas por expertos es el juego, ya sea en la escuela o en el hogar, ya que mantiene al estudiante alejado de las pantallas y concentrado en otras actividades lúdicas, disminuyendo sus intenciones de realizar acoso escolar.


    Además, el juego entrega otros cientos de beneficios, entre ellos:


    • Fomenta la inclusión: Ayuda a que todos los participantes de un juego aprendan a incluir, aceptar y valorar los roles y las características de los demás.

    • Potencia el trabajo en equipo: Al jugar con un compañero se requiere organización, disciplina y cooperación, herramientas fundamentales para obtener experiencias positivas. 

    • Enseña comportamientos social: Mientras más juegen los niños, más aprenderán a seguir reglas, lo que les ayudará a relacionarse sanamente con el resto de sus pares en diversos contextos. Lo anterior repercute en su futuras habilidades sociales. 

    • Desarrolla la creatividad: Muchos juegos incentivan la imaginación y la creación de nuevos mundos, reglas y roles. Además, nutre al niño de nuevas experiencias, permitiéndole así, explorar y representar distintas situaciones. 



    Todo lo anterior evidencia que potenciando el juego en la sala de clase y el hogar, se mejora la convivencia entre los niños, jóvenes y adultos. Es por esto que incentivamos a que todos los docentes y apoderados desarrollen un espíritu lúdico que les permita promover espacios de juego que prevengan el ocio y desarrollen habilidades sociales. Esto sin duda, nos hará disminuir los altos índices de acoso escolar.


    ¿No sabes a qué jugar?


    Reencuéntrate con aquellos juegos que disfrutabas cuando eras más pequeño y enséñaselos a tus estudiantes y/o hijos. Así también, invita a los niños a que te enseñen sus juegos favoritos, evitando cualquier tipo de juego relacionado con la tecnología.


    Encuentra más ideas para jugar en la sala de clases o en el hogar ingresando a nuestra plataforma virtual aquí